El Tribunal de Desalojos sesionó en Monte Sinaí pese a la amenaza policial

El Tribunal Internacional de Desalojos de la Alianza Internacional de los Habitantes (AIH) sesionó el 15 de octubre en el barrio guayaquileño de Monte Sinaí. Compuesto por jurados de Perú, México, EEUU, Canadá, Zimbabwe, Taiwán, India e Italia, el Tribunal comenzó a las 9h en la cancha de la cooperativa Ebenezer, con la presencia de más de 500 personas. El evento comenzó cuando los miembros del tribunal llegaron escoltados por una guardia montubia a caballo. Durante la noche previa, miembros de la policía nacional habían retirado toldos y sillas ubicados para la celebración del evento. Desde primera hora el operativo policial era inusual, con cerca de una decena de carros y decenas de efectivos policiales con una fuerte presencia en la cancha.

Dirigentes de cooperativas de Monte Sinaí dieron la bienvenida y presentaron los propósitos del Tribunal. Aludieron al miedo que existe en el sector y la importancia del evento como salida ante tres años de violencia y maltrato por parte de las autoridades. Continuó la palabra Patricia Sánchez, de Resistencia a Habitat III, bajo el lema que Monte Sinaí estaba “rompiendo el silencio” tras 6 años de palo, y recalcando que ningún ecuatoriano podrá ser desalojado de su territorio. Explicó que la gente de Monte Sinaí llegó al sector hace décadas porque el agua y la tierra se acababa en otros lugares: “no somos invasores, somos ocupantes informales porque el Estado no permite que ocupemos vivienda formal. Ni la sociedad ni el mercado nos ha dado trabajo para estar en otro lado”.  Mientras hablaba Sánchez, el público asistente afirmaba y gritaba que eran ciertas sus palabras.

Llegó el momento de la denuncia de los desalojos del 10 de mayo de 2013 y las más de 420 familias que quedaron sin casas y sin negocios. Fue demasiado para la gobernación y el comisario de policía irrumpió en el evento, con la violenta amenaza de que el evento no contaba con permisos y que sería desalojado en media hora. La policía comenzaba a generar un cordón y acercarse más a la cancha. Reinó el nerviosismo. Las familias de Monte Sinaí y sus dirigencias manifestaban su derecho al territorio. Miembros del Tribunal como Guillermo Rodríguez tuvieron que intervenir antes de lo previsto para afirmar el derecho de reunión y de libertad de expresión que asistía al evento. Otra funcionaria del Ministerio del Interior aludió a la obligación de la policía a resguardar la integridad de los asistentes a un evento sin las debidas protecciones, en una cancha descubierta. El momento era surrealista. Los ánimos subían mientras la policía comenzaba a ingresar en la cancha.

Cesare Ottolini, presidente de la AIH responsabilizó a la policía de lo que pudiera ocurrir y ofreció a la policía calma, el tribunal no dejaría de desarrollarse porque la atención mundial estaba sobre Ecuador. A esas alturas llegaron a comenzar medios de comunicación de prensa escrita y televisión. La policía no podía en esta ocasión sacar a los habitantes de Monte Sinaí por la fuerza. Dieron comienzo los testimonios. Desde los más mayores del lugar, se mostraron los documentos y se relató cómo desde 1991 fueron cooperativas legales de producción agrícola legalizadas por el IERAC, pero instituciones posteriores comenzaron a hostigarlos. Un representante del sector productivo recordó cómo la policía destruyó negocios y cerró comercios bajo amenaza de cárcel durante los desalojos, yendo presos quienes trataron de recuperar sus pertenencias. Fueron llamados tirapiedras, traficantes de tierras e invasores. El público gritaba “Legalización” o “El único pueblo que pierde es el que calla”. El representante relataba como se produjo la intervención de la policía: fue con 4000 efectivos de la fuerza pública: militares, grupo de operaciones especiales, caballería, perros, maquinaria, helicópteros o francotiradores.

Una madre de familia recordó cómo se dejó a miles de personas sin techo desde mayo de 2013. Dijo que los botaron como a perros de sus casas, que parecía una guerra. Les dieron casas en Ciudad Victoria para paliar los desalojos, pero con muchos requisitos a los que las familias no pudieron llegar: dinero en el banco, ingresos, etc, y eran casas como cajas de cerillas, inviables para familias numerosas. Y además, desde el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda se exigía que estuvieran agradecidos al gobierno. Las familias han terminado regresando a Monte Sinaí, ocupando nuevos predios. La policía seguía amenazando de desalojo, de nuevo en media hora el tribunal debía abandonar. El Tribunal reiteró que estaba en paz, que estaban en la cancha por el Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales que también el Ecuador había ratificado. La negociación continuó con la policía, pero la arrogancia de la gobernación y el comisario solo permitieron que el Tribunal se desarrollara hasta las 11:30, en lugar de hasta las 13h como estaba previsto.

Hablaron desde la tribuna más moradores y moradoras de Monte Sinaí. Se elevó el grito de petición al tribunal: “si Resistencia a Habitat III no consigue que no haya más desalojos en Monte Sinaí no nos queda nadie más”. Se denunció que algunas de las casas derribadas tenían dentro a sus moradores. “La reubicación es una mentira para decir que no hay desalojos”. Un hombre mayor denunció que ni en la guerra con Perú se trató tan mal al pueblo ecuatoriano como en el desalojo de las Marías, en Monte Sinaí. También participó desde las Casas Colectivas una representante, explicando la amenaza de desalojo que están sufriendo. Posteriormente, fue el turno para el tribunal. Intervinieron todos sus miembros, exponiendo políticas de desalojo en Zimbabwe, la resistencia frente al desalojo de la ribera de los ríos en la India, donde los moradores se negaron a trabajar en los proyectos de vivienda y frenaron su desalojo, o desde EEUU el representante explicó que lucharía contra los desalojos de Monte Sinaí hasta su muerte. A las 11:30 el Tribunal emitió su Declaración, en la que se establecía Monte Sinaí como lugar de cero desalojos, comprometiéndose a realizar una verificación cada 6 meses.

Dado el carácter pacífico del Tribunal, y ante la amenaza de violencia por parte de la policía, se declaró que desde ese momento el Tribunal era itinerante, realizando un recorrido por las áreas de desalojos. Se realizaron encuentros con vecinos en distintos sectores (Las Talías y Las Marías), donde el Tribunal estuvo escuchando más testimonios y siendo testigos oculares de los desalojos a lo largo de la avenida Casuarina, donde la planificación de una nueva centralidad urbana de servicios ha puesto en jaque a todo el barrio. Una moradora relataba que “en el hospital que están haciendo donde destruyeron mi casa y mi vida, seguramente nunca podré entrar”. Se denunció que hubo 5 pobladores asesinados y que debido a la violencia varias mujeres embarazadas perdieron a sus hijos. El Tribunal se comprometió a hacer llegar a distintas instancias el Veredicto que elaborarán, que se dará a conocer en los próximos días.

Informaciones de medios que recogieron la celebración del Tribunal:

El Comercio: Monte Sinaí tuvo su propio Hábitat III para pedir la legalización

El Universo: Misión extranjera visita zona desalojada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s